Cargadores para PC

¿Cómo no se va a romper el cargador del portátil? Tropezones, tirones, sobrecargas, la forma en que los enrollamos... y si se rompe el cargador sinceramente podemos estar contentos. Vamos, compramos otros y listo, pero si se rompe el conector de carga tendremos que pasar por un servicio técnico (movilclic también lo es, aprovechamos la coyuntura para lanzar cuña publicitaria), pero tampoco es mayor problema, nos costará estar unos días sin equipo eso sí y un poco más de dinero que comprar el cargador.

En este caso no sucede como con los móviles o tablets, normalmente con un cargador nos apañamos y al transportarlo en el maletín junto al portátil ni se pierde ni nos lo dejamos olvidado. De ahí que cuando necesitemos comprar un cargador habrá pasado tiempo y el equipo no será nuevo, y no vemos necesario adquirir un cargador original que nos resultará más costoso que uno compatible y en este caso no nos va a ofrecer apenas mejoras.

Eso sí, compra cargadores de pc compatibles, de calidad, con garantía y a precios imbatibles. Como los que nosotros te ofrecemos.

Filtros activos

Al hilo de lo que te explicábamos en la cabecera de esta categoría recomendamos comprar cargadores para pc compatibles, porque además del precio tienen otras ventajas, la más destacable es que cuentan siempre con varios conectores (puntas) de forma que no sólo son válidos para un modelo de ordenador portátil, si no que podrás cargar un montón de equipos con el mismo cargador.

Además de asegurarte de que el cargador cuente con el conector de carga adecuado para tu equipo, debes seleccionar la potencia (watios, W) que quieres que suministre a tu equipo. Los cargadores compatibles actuales regulan automáticamente la corriente de salida (en función del conector de carga que se utilice). Es por ello que recomendamos adquirir cargadores mínimo de 90w, ya que si tu portátil consume menos se ajustan a su consumo y la diferencia de precio es mínima entre uno de 45w y uno de 90 por ejemplo.

Hace años los cargadores compatibles llevaban un botón para ajustar la corriente eléctrica que iba a transmitir a tu portátil (combinación de amperios (A) y voltios (V)), de manera que tenías que ver cuales eran las necesidades de alimentación de tu equipo y ajustar el cargador a ellas. Ahora es mucho más sencillo, tenemos a los fabricantes de tecnología para hacernos la vida más fácil.

Los cargadores actuales cuentan con protección contra sobrecargas, cortocircuitos y sobretensión, por lo que además de hacer su función principal de cargar el portátil, lo protegerán, que no está nada mal. Eso sí, si hay tormentas o situaciones en que el suministro de luz no es estable no lo utilices, esta protección es limitada y no es necesario arriesgar nuestro equipo.

Te recomendamos las siguientes pausas de uso para mimarlo y que te dure lo máximo posible: manipulalo con cuidado (tirones y golpes no, gracias), desconectalo cogiendo el enchufe (no el cable), mantenlo en lugares secos y limpios (lejos de humedad, polvo), no lo expongas a altas temperaturas (dentro del coche en verano al sol, ¿te suena?) ni tampoco a bajas, no lo abras ni manipules. Ah y si irrimediablemente se moja no lo utilices hasta que no esté completamente seco, con un poco de suerte no se habrá dañado. Si estando mojado lo conectas a la red la combinación agua-electricidad hará de las suyas.

Y por último y pensando en el medio ambiente, cuando el cargador o cualquier otro dispositivo electrónico deje de vivir y hacer su función, gestiona por favor su eliminación de forma correcta. Gracias!!

Cualquier duda o aclaración, dinos, estamos para ayudarte.